CASTILLO DE ALTAMIRA (MONTEAGUDO DE LAS VICARÍAS)

Castillo de Monteagudo de las Vicarías Fortificaciones y Monumentos

CASTILLO DE ALTAMIRA (MONTEAGUDO DE LAS VICARÍAS)

MULTIMEDIA
Castillo de Monteagudo de las Vicarías Fortificaciones y Monumentos

Interior del Castillo de Monteagudo

Castillo de Monteagudo de las Vicarías Fortificaciones y Monumentos

Vista exterior del Castillo

Estamos en el sureste de la provincia de Soria, en la Tierra de Medinaceli, en «la Raya», frontera que fue durante los siglos medievales entre los reinos de Aragón y Castilla.

Monteagudo de las Vicarías es una villa amurallada de la que algunos restos perviven en la actualidad; pero lienzos y una de las puertas de acceso nos hablan de la importancia estratégica del emplazamiento en el medievo, que construyó una fortaleza en el extremo nororiental del altozano en el que se asienta la localidad.

Leer más

Tuvo Monteagudo una importancia considerable en el control de las fronteras entre Aragón y Castilla disfrutando por ello de Fueros y privilegios. Fue de jurisdicción real pero la gobernanza del territorio no correspondió a una casa nobiliaria, sino a un vicario; por eso la comarca se apellida de las Vicarías.

El castillo luce el emblema heráldico de los Hurtado de Mendoza tenentes de una buena parte de las actuales fortificaciones y palacios de la actual tierra soriana. Es una fortaleza erigida a finales de la Edad Media con planta pentagonal levantado en sillería. Las torres que se elevan en los ángulos son diferentes en su tipología, circulares, rectangulares, e incluso una de ellas con planta octogonal e interior hexagonal. El acceso se hace a través de de una puerta desde la plaza de la localidad; está retranqueada respecto a la línea de la fachada y protegida por matacanes. El remate de los lienzos se hace con camino de ronda y almenas.

Uno de los elementos más significativos de este castillo, casa fuerte y palacio es el patio interior de estilo renacentista del que se conservan dos pandas. El patio es de doble galería abierta sobre columnas de fustes lisos y estriados culminados por capiteles jónicos.

Junto al castillo cerrando el flanco norte de la Plaza Mayor la iglesia de Nuestra Señora de la Muela, denominación que quizás tenga mucho que ver con la topografía de la localidad. Es un espectacular edificio religioso de clara influencia mudéjar.

Es llamado de la Recompensa por la donación que hizo en el siglo XIV monarca Enrique II, el de las Mercedes, a Bertran Dugesclin en compensación a los servicios prestados; después fue titularidad de los Mendoza, señores de Almazán y de Morón y Condes de Altamira.

En el horizonte el castillo de la Raya y al norte muy cerquita el Embalse de Monteagudo, un oasis para las aves migratorias.

OTROS USUARIOS TAMBIÉN BUSCARON
Redimensionar fuente
Contraste