Qué ver en Almazán, «El Fortificado»: Los imprescindibles que no te puedes perder

Qué ver en Almazán, los imprescindibles

Qué ver en Almazán, «El Fortificado»: Los imprescindibles que no te puedes perder

Por Almazán han pasado gentes y acontecimientos de todas las épocas: del primitivo lienzo árabe apenas quedan algunos cimientos, y también el significado de su nombre: “La Fortificada”. Sin embargo, sí conserva los restos de un siglo XII cristiano afianzado en tres de las cuatro puertas (de Herreros, del Mercado y de la Villa).

Qué ver en Almazán, los imprescindibles
Fue ciudad de avanzadilla; fue frontera primero entre el mundo árabe y el cristiano y después punto de litigio entre los reinos de Aragón y Castilla. Las batallas de unos y otros la convirtieron en espacio de choque y devastaciones: una ciudad que fue pasto de las disputas y sintió en sus carnes de límite las dentelladas de las luchas repetidas. Mora, cristiana, repoblada, sitiada, sometida, arrebatada… vivió su destino guerrero hasta un siglo XIV que trajo la llamada Paz de Almazán entre Aragón y Castilla, en una firma que traería un tiempo de privilegios y medidas protectoras para aquella villa con título de comunidad municipal en la que las armas habían luchado durante tanto tiempo.

Pero no fue sino de la mano de los Reyes Católicos cuando Almazán alcanzara un protagonismo histórico que conservaría hasta bien entrado el siglo XIX, prolongándose un tiempo de esplendores para la localidad poco acostumbrada a la tranquilidad. Convertida en Corte en numerosas ocasiones, fue residencia de la familia real repetidamente, viendo así desfilar por sus días una galería de monarcas e infantes que van desde Isabel y Fernando hasta Felipe II y III, pasando por el príncipe Juan y su esposa Margarita de Austria.
La convivencia, tensa o serena, impregnó sus huellas a las casonas, las iglesias y los palacios, cuya apretada presencia es el motor de su importante atractivo turístico.

Plaza Mayor de Almazán

Plaza Mayor de Almazán

Para abrir boca en el recorrido adnamantino, nada mejor que empezar por una Plaza Mayor que concentra arquitectura civil y religiosa. La Puerta de la Villa da la entrada a este bello recinto, donde el Palacio de los Hurtado Mendoza alza su imagen gótico-renacentista. Una de las alas del palacio alberga el Centro de Recepción de Visitantes, que da cobijo a un tríptico que se le atribuye a Memmling.  La iglesia de San Miguel ocupa una esquina de la plaza.

Puerta del Mercado de Almazán

Puerta del Mercado de Almazán

Pero pasear por la villa es ir encontrándose de frente con los relicarios de la historia y el arte: un desfile con fuertes sabores medievales en el postigo de Santa María, nobles caserones en la calle de las Monjas, el Convento de las Clarisas, la iglesia barroca de San Pedro, la Ermita de Jesús, los restos del Convento Mercedario donde muriera Tirso de Molina… y un pueblo salpicado de bares y restaurantes por el que saborear caza, codillo o cocido, entre algunos de los platos de esta tierra célebre por el dulce de sus yemas y paciencias.
Fue aquí donde nació el jesuita Diego Lainez, uno de los fundadores de la Compañía de Jesús y clérigo tan influyente como para rechazar ser Papa y suspender la sesión del Concilio de Trento si caía enfermo.

Bóveda de la Iglesia de San Miguel

Bóveda de la Iglesia de San Miguel

Es aquí, en esta villa capaz de aunar modernidad y tradición, donde se acomodan industria, artesanía, agricultura y ganadería, en tanto que no se olvidan costumbres tan ancestrales como el Zarrón, que cada 17 de mayo trae ritual antiguo durante las fiestas en honor a San Pascual Bailón. La fiesta viene a coincidir en el tiempo con la Feria Regional de Muestras, que empezó siendo agrícola y ha terminado por sumar artesanía, muebles, alimentación y ocio. Y si quiere intuir emociones, pida que le expliquen cómo arranca, el primer domingo de septiembre, la explosión de fervor y traca en la Bajada de Jesús.

Más información sobre Almazán, aquí.

Imagen de la Bajada de Jesús en Almazán

Imagen de la Bajada de Jesús en Almazán

 

No Comments

Post A Comment

Redimensionar fuente
Contraste